Por qué una infografía científica:

  • Tu mensaje será el centro de todas las miradas
  • Los avances de tu empresa se entenderán sin esfuerzo
  • Todos la recordarán: la información recibida mediante imágenes y textos se recuerda 4 veces más que la recibida solo mediante textos.

Durante más de 13 años he creado infografías explicativas para el diario El País y su sección de Materia, explicando las principales noticias científicas a los miles de lectores de la edición digital e impresa.

He aprendido lo importante que es que el público se sienta cautivado por una infografía. Si la infografía es atractiva, el lector se sumergirá con ganas en la información científica que se explica. Con una buena infografía podemos entender fácilmente conceptos que nos costaría gran esfuerzo comprender en un texto.

La combinación de ilustraciones, textos, diseños y gráficas hacen de la infografía científica una herramienta de gran valor en el mundo de la comunicación y el marketing científico y médico.

El problema de la comunicación científica

¿Alguna vez te has sentido frustrado tratando de explicar un procedimiento técnico de tu empresa? Hay información que es muy difícil explicar solo con palabras. Y cuando lo consigues, te das cuenta de que el texto final es excesivamente complejo, largo, aburrido. ¿Quién lo va a leer?

Tu empresa está haciendo una aportación de gran importancia a la sociedad, pero es tan compleja de entender que nadie la va a saber valorar.

Es posible incluso que hayas intentado ayudarte del diseño o la infografía para explicarlo de una forma más amigable. Pero los diseñadores no entienden, ni quieren entender, de qué les estás hablando. “Tú pásame los textos y yo ya lo pongo bonito”, te habrán dicho. ¿Cómo van a explicar algo que no entienden? Está claro que eso es imposible.

Trabajando así, el resultado dista mucho de ser una ayuda a la comprensión: tus mismos textos, con fotos de pacientes sonriendo o de laboratorios futuristas. En el mejor de los casos habrán intentado hacer una infografía chapucera, llena de pequeñas ilustraciones (una por párrafo), pero que no ayudan a comprender el mensaje. En definitiva, habrán decorado tu texto.

Mi método de trabajo

Tal y como yo lo veo, la infografía no es decorativa. La infografía es una herramienta para la comunicación.

Mi forma de trabajar es muy diferente a la de un diseñador. Yo soy biólogo y bioquímico, y he trabajado como periodista visual en los principales periódicos de España (El País y El Mundo).

Aplico un método de trabajo que he perfeccionado tras muchos años de trabajo en prensa nacional.

Estos son los pasos que sigo para crear una infografía:

  1. Me documento y estudio la materia en detalle. Pregunto al cliente por el objetivo de la comunicación y el público objetivo. Lo ideal es poder hablar con un experto en la materia para poder profundizar.
  2. Planteo un boceto que explica la información más relevante. Redacto los textos yo mismo. Texto e imagen son una unidad, ambas partes deben ser concebidas como un todo.
  3. El cliente y el experto corrigen el boceto. En esta fase hay que comprobar que es riguroso y que comunica el mensaje principal que se desea transmitir.
  4. Realizo el arte final de las ilustraciones. Debo conseguir un resultado llamativo, que haga que la comunicación sea más efectiva.

Como ves, hasta el último paso no me vuelco en las ilustraciones. En los pasos 1, 2 y 3 trabajo en el mensaje y el contenido. Al fin y al cabo, es lo que deseas transmitir, ¿verdad?

Con esta forma de trabajar participarás en el paso a paso de la elaboración de la infografía. Podremos tomar juntos las decisiones estratégicas para comunicar tu mensaje de la mejor forma posible.

Si tienes una información compleja que deseas comunicar, la infografía es la solución.

Ponte en contacto conmigo y hablemos de cómo hacer que los mensajes de tu empresa tengan más impacto que nunca.